Caballos Famosos en el Mundo
Antonio Aguilar y de fondo el Cerro de La Bufa. (Foto: César Leaños).
www.expresocharro.com
CARLOS SANCHEZ MARISCAL
En el Paraíso Mexicano
25 / JULIO / 2017
Hasta las Trancas
Desde Arete, Siete Leguas y Rocinante
Diversas historias siguen a su alrededor
Cuacos preferidos de algunas leyendas

Ya hemos dicho que el diccionario Larousse define al caballo, como: Mamífero doméstico, de largos miembros, crin y cola, con un solo dedo en cada pata, utilizado como montura o animal de tiro por el hombre.

Tiene otras imágenes, como ser usado en la baraja española, en el juego de ajedrez o como caballo de vapor. Hoy en esta edición del Recuerdo, ahondaremos un poco más sobre el que se dice El Mejor Amigo del Charro.

Los Corridos de Caballos también están a la orden del día y aunque se insiste que “Siete Leguas” era el cuaco que más estimaba, también hay otras leyendas que dicen que era una yegua y no un penco.

Hermoso ejemplar y de los que en antaño sus dueños se enamoraban y por eso eran sus preferidos. Cuadros y pinturas, dan fe de muchos y bellos ejemplares, pero sobre todo los que marcaron un hito en la historia.

LAS LEYENDAS. De los caballos afamados en el mundo está el de Troya que cuenta la leyenda era de madera, pero al que se le veneraba y más cuando la guerra estaba en pleno apogeo, aparte de que los troyanos festejaron su triunfo sobre los aqueos griegos.
Cuenta otra historia que era el enorme caballo de madera que se menciona en la Ilíada. En el sé escondieron los soldados griegos para entrar a la ciudad de Troya.

Rocinante es otro jamelgo que gracias a don Miguel Cervantes de Saavedra y sobre todo a su ingenio, tuvo vida en su obra literaria, pero a decir verdad, el caballo jamás existió.

Y de eso, han pasado cuatro siglos y 12 años, porque apenas en 2005 se cumplieron los primeros 400 años de haberse escrito El Quijote de la Mancha.

En la Biblia también aparecen los “Caballos del Apocalipsis” y es San Juan quien escribió el libro, quien vio siete caballos, que rondaban junto a los misterios de la justicia divina. Irónicamente los colores de los caballos eran: blanco, bermejo, negro y bayo, si, sólo cuatro de los siete históricos.

OTROS CABALLOS FAMOSOS. Ya en alguna entrega decíamos que Águila era el caballo de don Porfirio Díaz, Anteburro era el nombre de un ejemplar de Maximiliano de Habsburgo, Arete con el que Humberto Mariles ganó preseas olímpicas para México y que el As de Oros era el cuaco de Emiliano Zapata o Babieca de don Rodrigo Díaz de Vivar “El Cid Campeador”.

Balio y Janto, es la pareja inmortal de la Ilíada, Belleza Negra es el personaje del libro que escribió Anna Sewell, Bucéfalo era el favorito de Alejandro Magno, Ching-Chui uno de los seis caballos famosos del emperador chino Tai-Tsung.

Copenhagen en el que cabalgó el Duque de Wellington a su batalla victoriosa de Waterloo, Flicka el personaje principal de la novela que escribió Mary O Hara, Genitor el penco de Julio César, Grano de Oro otro de Pancho Villa o el mismo Incitatus que montaba Calígula.

En cambio, Iroquois fue el primer caballo de cría americana en ganar el Derby Inglés, Jolly Jumper el más listo del mundo, Lazloz en el que Mahoma cabalgó a La Meca, Marengo un tordillo de raza árabe favorito de Napoleón, Morcillo de Hernán Cortés, Nelson de George Washington, Oripelo del emperador Maximiliano, Palomo de Simón Bolívar, Pegaso el alado de Zeus, Plata del legendario Solitario y Pinto era de su pareja Toro.

Tiro Loco Mc Graw era de caricaturas de Hanna Barbera que data de 1959, Tornado era el que montaba El Zorro, Rakush se dice que era el mejor caballo del mundo en el Libro de Reyes, Sleepy Tom caballo veloz, que aunque ciego, se guiaba por la voz y señales de su entrenador.

Sleipnir o Sleipner de la mitología escandinava, Sombra Gris fiel caballo de Gandalf en El Señor de los Anillos, Strategos era un negro azabache con el que Aníbal atravesó Los Alpes y Sultán era el favorito de Búfalo Bill.

EL BURRO, DE SANCHO. Y ya que andamos con gotitas de sabiduría, hace años pregunté ¿qué nombre o apodo tenía el burro que cargaba a Sancho Panza? Y desde luego, les cuestioné a varios colegas, a gente que gusta mucho de la lectura y en especial de la literatura y no lo van a creer mis caros lectores, pero nadie me dio la respuesta correcta.

Había que meterse a leer El Quijote de don Miguel Cervantes Saavedra para saber la respuesta: “Rucio”.

Y como siempre termino a mi manera, recordando aquella frase para la posteridad del propio Quijote de la Mancha a Sancho, cuando le dijo que “Dejad que ladren los perros, señal que cabalgamos”.

ENVIAR COMENTARIOS A: charrocasama@gmail.com o puede leernos en: www.expresocharro.com



LA NOTA ES RESPONSABILIDAD DEL COLUMNISTA, ya que no es necesariamente el punto de vista de este portal.