El Suceso Memorable en el Millonario
Aquí haciendo el quite”. Foto: Rodrigo Cervantes.
www.expresocharro.com
RICARDO ZERMEÑO BARBA
Guadalajara, Jal.
10 / SEPTIEMBRE / 2017
En el Lienzo
Es la Labor del Caporal
Gracias Muchas Gracias
Suceso para la Posteridad

Con mi saludo semanal y los mejores deseos, va la entrega del deporte convertido en arte y donde la charrería sigue adelante, dejando a Ustedes que nos dispensan con su lectura, ésta columna del Más Mexicano de los Deportes.

Fue algo así como un sueño hecho realidad, lo que sucedió el domingo 3 en el Campeonato Millonario de Tlajomulco de Zúñiga, Jalisco. En la final, entró en escena uno de los tres equipos y en el jineteó de toro, sucedió lo inesperado.

El toro puso en el tapiz al charro y el cornudo, bramando y toda la cosa, ya iba sobre la humanidad del osado jinete. Un servidor estaba de Caporal y atento a las acciones, como debe de ser, salté en mi cabalgadura como resorte a proteger al charro que aún yacía en el suelo.

Fue un quite para proteger la vida del jinete y aunque mi caballo fue alcanzado levemente, lo pude controlar para salir airoso y eso fue, algo así, como un sueño hecho realidad.

El público que abarrotó el escenario, me premió con muchas prendas, por lo que consideran una hazaña, aunque era mi deber y eso me hizo sentir más que feliz.

De lo anterior, circularon videos en las redes sociales y el chiapaneco Rodrigo Cervantes a quien sus amigos le dicen el “Iguano Power”, tomó varias y muy buenas fotografías. Queda pues para la posteridad este suceso y del que fueron testigos, miles y miles de personas.

A la hora del análisis, me quedé cavilando todas las muestras de afecto que llegaron hacia mi persona, por correo electrónico, en el celular que no dejaba de repiquetear y en redes sociales. Solo hice lo que debe hacer un caporal, estar atento y cuidar la integridad del charro, en cada una de las diez faenas charras.

La verdad se siente uno importante, por tantas muestras de cariño y apoyo, amén de que se me hace un nudo en la garganta a la hora de tundirle a la Remington. Y lo que es más, nunca había visto que a un Caporal le aventaran, tantas y tantas prendas, agradezco a Dios y la Virgen por ponerme en ese momento histórico y que tenía que compartir con mis caros lectores.

Hasta la próxima columna, si mi Dios tan Charro no lo remedia…

Comentarios al columnista: ricardozbarba@hotmail.com



LA NOTA ES RESPONSABILIDAD DEL COLUMNISTA, ya que no es necesariamente el punto de vista de este portal.