Una Pasión de Vida
Don Javier García Sánchez, toda una vida charra.
www.expresocharro.com
RICARDO ZERMEÑO BARBA
México-Estados Unidos
12 / NOVIEMBRE / 2017
En el Lienzo
Nacional en su Honor
El Amor Sostiene Vida
Y Usar la Experiencia

Con mi saludo semanal y los mejores deseos, va la entrega del deporte convertido en arte y donde la charrería sigue adelante, dejando a Ustedes que nos dispensan con su lectura, ésta columna del Más Mexicano de los Deportes.

Ya empezó la fiesta grande de la Charrería y el Campeonato Nacional es en honor de don Javier García Sánchez. Bien dicen, que los mejores homenajes son en vida y este de Pachuca 2017, tiene más sabor y gloria deportiva.

“Cuando somos viejos y tenemos que hacer alguna cosa, la hacemos lo más rápido que podemos, usando toda nuestra experiencia para hacerla mejor…”, frase de nuestro insigne personaje.

Hijo de la señora Esperanza Sánchez y Javier García Uribe, que sobrevivieron a la Revolución. La señora Esperanza en su viudez sacó adelante a la familia y la hizo muy unidad… Ese relato se desprende del Libro: La Charrería: Una pasión de vida.

Nacido en la ciudad de México, adoptó a Nopala de Villagrán, Hidalgo, como su casa. Fue alcalde de Tuxpetec, Oaxaca y diputado local, así como presidente de la charrería federada esta última de 1996 al 2000, donde dejó gran legado a las nuevas generaciones.

El 14 de septiembre de 1978 se constituye la Asociación de Charros de la Cuenca del Papaloapan. Habrá que recordar que en el Congreso y Campeonato “Saltillo 97”, nació el primer Nacional Infantil-Juvenil.

De don Javier García Sánchez y su esposa Doña “Chata Kuri”, podríamos decir muchas cosas y la verdad, nos quedaríamos cortos.

Ellos vieron que: “El amor lo es todo en la totalidad de las cosas, es la mayor fuerza que sostiene la vida. De ese matrimonio nacieron sus hijos: Francisco Javier, Yamil, Salma, Esperanza y José Roberto”.

Ahora los nietos del homenajeado el viernes, en Pachuca, Hidalgo, siguen adelante con la tradición que heredaron del patriarca Don Javier García Sánchez. Por eso y muchas cosas más, felicidades Don Javier y enhorabuena, ya que de lo que cosechó, sigue cultivando muchos logros.

Finalmente, gracias, muchas gracias por sus felicitaciones el jueves de mi cumpleaños y es que me di cuenta de tanto afecto de la gran familia charra para este ser humano, a quien hicieron sentir muy importante, aún sin serlo.

Hasta la próxima columna, si mi Dios tan Charro no lo remedia.

Comentarios al columnista: ricardozbarba@hotmail.com



LA NOTA ES RESPONSABILIDAD DEL COLUMNISTA, ya que no es necesariamente el punto de vista de este portal.