Homenaje al “Niño» Flores

*Triunfó San Martín

*Lienzo Nito Aceves

*Crónica Cabalgata

“Todo hombre muere, no todo hombre vive”.

El quipo San Martín ganó el homenaje póstumo con 311 puntos y de ello fue testigo Raquel Flores Valdivia, quien junto con las fotos de Fabiola Rosales Calderón, nos envían esta reseña del evento.

“Emotivo y sentido homenaje póstumo presenciaron el pasado domingo familiares y amigos de Antonio “El Niño” Flores Valdivia, en el Lienzo Charro Andrés “Nito” Aceves, enclavado en La Calera, Jalisco donde se dieron cita 6 equipos charros y dos agrupaciones de escaramuzas para dar el último adiós a quien fuera su compañero y amigo de aventuras en los ruedos.

Al medio día se escucharon las notas de la “Marcha Zacatecas” e ingresaron al ruedo los equipos: Rancho Las Cuevas, 28 de Febrero, Compadres de Jalisco y la Escaramuza El Chaparral.

Para abrir el telón de las faenas charras, se brindó un minuto de aplausos en memoria de Antonio, a quien cariñosamente se le apodaba “El Niño” porque desde su infancia asistía a las charreadas y ayudaba a entregar las gráficas captadas por mi padre, el Ing. Alberto Flores Navarro (QEPD), quien por su afición al más mexicano de los deportes dedicó su trayectoria como fotógrafo a inmortalizar a los charros y las escaramuzas de todo Jalisco.

Él también fue charro cuando era joven y aunque “El Niño” nunca lo vio ejecutar ninguna suerte, heredó su gusto por los animales y pronto decidió que sería veterinario y se enseñó a montar a caballo y a realizar filigranas con la soga. Desde niño fue acogido como un hermano por la familia Rivera, todos unos maestros en el arte de florear la soga y le compartieron su cariño y conocimientos.

Toño, pasó por varios equipos profesionales, entre ellos: Los Dos Ases y Los Tamaulipecos destacando como jinete, pero de repente también realizaba la cala de caballo, manganeaba o hasta hacia el peligroso paso de la muerte y sin importar la paga también ayudaba a sus compas en el movimiento desde los corrales.

Durante esta primera charreada de homenaje en honor a mi hermano, La Escaramuza El Chaparral brindó su valiente actuación a Toño, además se vio una bonita punta de exhibición presentada por Lorenzo Ríos Esquivias.

En la primera charreada del evento, Compadres de Jalisco fue el mejor, al obtener 285 puntos. Fue seguido por Rancho Las Cuevas, con 281 y por el equipo 28 de Febrero con 247.

Durante la segunda competencia, los de San Miguel de Huentitán participaron con el corazón y demostraron valentía y templanza, principalmente porque ese mismo día se informó también del sensible fallecimiento de Don Margarito Yáñez, fundador de la agrupación y pilar de la charrería jalisciense.

Los de Huentitán totalizaron 218 unidades. San Martín concluyó su participación con 311 y Rancho El Aguacaliente cono 296. Por su parte la Escaramuza Rancho El Capulín puso el cerrojo a la despedida deportiva de Toño, con una vistosa exhibición.

Finalmente familiares de “El Niño” le entregaron a Iván Romero, una montura donada por Gala de Monturas de Vicente Rojas Pachiquín como premio a San Martín, equipo ganador de la contienda, con un total de 311 puntos.

La familia Flores Valdivia agradece al Comité Organizador de las charreadas de homenaje a Antonio Flores “El Niño” ese gesto de nobleza, con el que recordaremos siempre lo que en vida  fue su pasión”. Descansa en paz hermano.

Crónica de una cabalgata a Puerto Vallarta

El amigo Fernando Calderón me platica que ya son ya 11 años de su cabalgata anual de Ixtlahuacán a Talpa y desde hace 6 años desde Ixtlahuacán hasta Puerto Vallarta, donde se la pasan fenomenal y está es su crónica.

Salimos un lunes 4 de marzo de Ixtlahuacán del Río, un grupo de 10 personas, para llegar a dormir a Tesistán, donde nos recibió el amigo “May” Pérez y también de ahí se integró al grupo. El segundo día le dimos de ahí de Tesistán al bosque de la Primavera, donde llegamos a dormir al restaurante La Presa. El tercer día le dieron de ahí a dormir a La Vega. Ahí acampamos al lado de la vía recreativa y el cuarto día a dormir a Lagunillas en Ameca.

Ya para el quinto día de Lagunillas se fueron a dormir a tierras coloradas, donde también se reunieron con más grupos de cabalgantes, pero que sólo van hasta Talpa. Ya para el sexto día le caminaron de ahí a dormir a Las Cruces, que por cierto es la noche que más frío hizo de todas.

Para el séptimo día fueron de las Cruces a llegar a Talpa de Allende, donde tuvieron que darle a buen paso a los caballos porque ya los estaba esperando la banda para entrar en peregrinación con la Virgen de Talpa…  llegamos a dar gracias  y en la noche un rato de fiesta con la banda.

El octavo día de talpa hasta Cabos. Es una de las jornadas más cortas… pero cansada ya que es puro pavimento… pero al igual emotiva porque llegaron a casa del buen amigo “Nato” Ortega, que aparte de ser amigo es el que los guía por la sierra hasta llegar a Vallarta, para el día 9 le dieron de Cabos a San Andrés,  un ranchito escondido en la sierra.

El día 10 siguieron de San Andrés  a rancho Los Llanitos,  donde tuvieron que quedarse un día más pero sin ensillar, ya que las personas de allí les tenían una fiesta sorpresa… y les hicieron carnitas, pescado dorado, caldo de chacales, entre otras cosas más y por si fuera poco hasta un mariachi, llevaron tequila y las cerveza no faltaron tampoco. Ese día aparte de divertirse sirvió mucho a cabalgantes y caballos para descansar. Ese sería el día número 11 y el 12  fue el viernes 15 de marzo  fue cuando llegan  a Puerto Vallarta  donde hicieron una pequeña parada en el Canopy River a echarse unas cervezas  y un descansito, para después ya bajar a Vallarta por el Río Cuale, donde ya los esperaban los tránsitos y el señor Miguel Meza también a caballo para acompañarlos y guiarlos hasta playa Los Muertos  ahí llegaron alrededor de las 5 pm. y estuvieron hasta oscurecer  en la playa con los caballos metiéndolos al mar.

Ya en Vallarta dejaron los caballos en el lienzo charro La Herradura de don Miguel Meza donde cada año los recibe con gusto  y de esa manera los caballos descansan a gusto. Ya para el día 13 fueron todos a la Boca de Tomates ya sin caballos, para estar un rato a gusto, comer mariscos, echar baño, tequilas y cerveza.

En la noche en punto de las 9 empezó la Maleconeada en la cual el señor Miguel Meza  es el que les hace el favor de acompañarlos  y de acomodar todo el permiso para poder meter la banda al malecón… donde el desmadre  se pone al 100… y pos ya el día número 14 que sería el domingo 17 de marzo fue el regreso a casa ya en las trailas.

Publicaciones relacionadas

Botón volver arriba
error: Content is protected !!