Triángulo de los Arenas, Como El Ave Fénix

*Cosechan lauros infantiles-juveniles

*Quieren regresar por viejos tiempos

*Sus juveniles ya tiene mayor fogueo

         Dicen que la grandeza de un país estriba en sus tradiciones y de un equipo en sus charros, por lo que Triángulo de los Arenas como “El Ave Fénix”, en el pasado Nacional de Zacatecas, renacieron de sus cenizas, con la corona y tienen una apasionante historia en sus alforjas.

Los recuerdos se vienen como en cascada tan pronto habla uno de los equiláteros, a esos que les dio brillo y lustre don Alejandro Arenas Nuño, sobre todo en la época de los 80´s y 90´s.

Esa grandeza es la que quieren recuperar las nuevas generaciones del Triángulo, sueño que se hace posible gracias al apoyo de Alejandro Arenas, su extinto hermano Juan y su hermano Raúl promueve eventos de lazadas.

“Es la idea, regresar pronto con un equipo de primer nivel a la charrería organizada, mientras que con los infantiles y juveniles hemos dado mucho de que hablar en los últimos dos nacionales (Apaseo 2007 y Guadalajara 2008).

Ahora queremos foguear a esas nuevas generaciones para que el Triángulo regrese a los primeros planos nacionales”, había dicho “Cano” Arenas hace algunos ayeres y hoy es una realidad.

Por lo pronto, los equiláteros tiene  dos buenos eventos, en San Ignacio Cerro Gordo y en Tecomán, Estado de Colima donde en noviembre pasado ganaron el Torneo de Feria que organizó la Familia López en Rancho El Alpuyeque y que fue en honor de don Héctor Balleza.

LA GRANDEZA DE LOS EQUILÁTEROS

Ahí en la oficina que está a un lado del Rastro de Guadalajara, en la capital jalisciense, hay cuadros, fotos y algunos trofeos, lo que corrobora la historia y grandeza del equipo equilátero que se desvaneció tras el Nacional de Ciudad Juárez 2001, aunque nacieron en los 80´s y hace poco volvieron a levantar el vuelo.

La historia se retomó y sigue más vigente que nunca, con Carlos, Joao, Álvaro y Alejandro Arenas, así como sus primos Manuelito y Andrés Ramírez Arenas de la tercera generación.

“Es muy intensa la historia del Triángulo de los Arenas y que ahora renace porque mi hijo Álvaro quería charrear.

Resulta que hace años quería ir al Nacionalito de Apaseo allá por el 2007, dos meses antes se preparó y de buenas a primeras se armó un su equipo Infantil B, luego el A y hasta un Juvenil”.

-¿Cuál era el objetivo en ese entonces?

“Le dije al “Grillo” José Antonio Mora capitán de los entorchados nacionales, conque seamos protagonistas en una categoría y ándale que nos metemos a las tres finales”.

Se coronaron en Infantil “B”, subcampeonato en la “B” y llegó el tercer puesto con los juveniles.

“De ahí en adelante, no hemos dejado de apoyar a nuestros hijos, porque en vida le decía a mi hermano Juan, queremos seguir la tradición que heredamos de mi padre Alejandro Arenas Nuño. Que bueno que entramos a esas tres finales históricas para el equipo”, recordó con un suspiro.

LA HISTORIA NO TIENE FIN

Pero la historia y sueño con los charros del mañana, no tiene fin, porque a fines de abril y empezando mayo se jugó el Nacional en Guadalajara el 2008 y ahí los equiláteros de la mano de sus padres y de una enorme porra, se ciñeron las coronas de Juveniles e Infantil “A”.

“Si gracias a Dios, los muchachos se crecieron y tuvimos esos buenos logros, que nos hacen suspirar y pensar en cosas mejores. Y pensar que Alvaro me picó la cresta conque quería charrear y mira, ya donde vamos de nuevo con esta nueva camada de buenos charros”.

Entre esos infantiles y juveniles, estaban: Los hijos del “Grillo” Mora, Beto y Toño, “Bulito” Fernández, “Pancho” Barba, Juan Pedro Estrada, José Zermeño, el “Canario” Rodríguez, “Chusco” Sandoval, la “Zorrita” Gabriel Gómez, Carlitos Aceves y “Pancho” Arámburo, por mencionar solo algunos, así como los Arenas: Alvaro, Alejandro, Carlos y Joao.

Los entrenadores, eran: Carlos Aceves (Infantil “A”) y el “Grillo” José Antonio Mora quien se hace cargo de las dos restantes categorías.

REPITEN LA GLORIA DEPORTIVA

Ese 2008, del 3 al 7 de ese frío mes de diciembre, se jugó la tercera versión del Campeonato de Escuelas Charras, en el Rancho San Gabriel de Zapopan, Jalisco, donde los equiláteros campeonaron en Infantil “A” y “B”.

“Nos tocó la suerte de coronarnos nuevamente y esos resultados son los que más te animan a seguir adelante con las nuevas generaciones. Los charros imitan lo que ven, por eso hay que hacerlos responsables, que respeten las decisiones de los jueces, que lleguen temprano a sus entrenamientos y competencias, entre muchas cosas más”, dice nuestro entrevistado, con dejo de añoranza.

“Cano” Arenas respalda la propuesta crear un Circuito Infantil-Juvenil en la entidad.

“Talento hay, pero podría haber una más  que bueno que este proyecto se haga realidad. Recordemos que los charros son nuestro futuro y eventos como ese fortalecen mucho más a nuestro deporte”, destacó nuestro entrevistado

Por cierto, ser sede de un Nacional Infantil-Juvenil es otro sueño que quiere hacer realidad el Triángulo de los Arenas, así como revivir el “Coleadero de las Estrellas” con 25 exponentes y organizar a la par uno de los “Nuevo Valores”.

Y como siempre termino a mi manera, recordando que: “El buen freno, al mal caballo hace bueno”.

ENVIAR COMENTARIOS A: charrocasama@gmail.com

Publicaciones relacionadas

Botón volver arriba
error: Content is protected !!